¡Gracias por el vinho verde!

El romance entre Portugal y el vino inició hace ya varios siglos, siendo una de las principales industrias del país luso, no por nada es el onceavo país productor a nivel mundial, y si te declaras fanático de la cultura enológica, seguramente has de saber que el vinho verde juega un papel especial en este escenario; por el contrario, si nunca habías escuchado de él y piensas que es primo hermano del rosé, espera que te explicamos todo. 

Como decíamos anteriormente, el vino ha sido parte de la vida portuguesa desde centenares de años atrás, existiendo únicamente dos clasificaciones: vino maduro y vino verde, las cuales básicamente consistían en el grado de maduración de la uva con la que eran elaborados; de hecho, hasta los años 60 más o menos, se seguía manejando de esta forma. Es importante mencionar que desde el principio, el vinho verde era llamado así por ser elaborado con uvas (valga la redundancia) verdes y posteriormente porque la región de la que provienen dichas uvas fue denominada de esta manera.

Ahora, en el año 1756, Portugal fue el primer país en manejar las denominaciones de origen -DOC (denominación de origen controlado) en este caso- como un sello de autenticidad del origen de la botella; después los demás países del mundo acuñaron la propia; por lo tanto al hablar de vinho verde nos estamos refiriendo primeramente a la región de la que procede esta bebida. Por lo mismo, el vinho verde únicamente puede ser portugués.

Y si acaso creías que no es un vino tan popular, te contamos que cada dos segundos se abre una botella de Casal Garcia (vinho verde de bodega Aveleda) ¡en el mundo! En Casa Portuguesa, además de este vinho verde, también tenemos Aveleda, Terras do Minho, Aromas das Castas y Quinta da Aveleda.

Habiendo aclarado este punto, podemos entrar en materia. El vinho verde por definición es joven y refrescante, su bajo porcentaje de contenido alcohólico (7.5% - 11.5%) lo ha popularizado como una soda burbujeante para adultos, pues al ser ligero y afrutado en su mayoría, es el invitado principal a todas las playas y albercas del país luso durante la temporada de calor y el compañero ideal para mariscos.

El vinho verde naturalmente produce burbujas por el dióxido de carbono que se conserva al producirse y embotellarse a baja temperatura, las cuales van de la mano de sus toques cítricos y acidez equilibrada, características que lo convierten en el vino perfecto para un público joven o un paladar que guste de estos sabores.

Ahora, hay diferentes tipos para satisfacer todos los gustos: vino verde blanco, vino verde tinto y vino verde rosado. El común denominador de todos será la mineralidad y la frescura inherente a la cercanía que la región de origen tiene con el océano Atlántico y la gran cantidad de minerales que tiene el suelo donde se cosecha la uva. Cualquiera que sea tu elección, asegúrate de servirlo muy frío para realzar su sabor. 

Categorías: Recetas, Cultura Tags: #Portugal, #Bebidas